Sigue sin resolución la posible sanción a Lewis Hamilton; Verstappen ya declara

Max Verstappen ha comparecido sobre las 13.30 en España, y luego la FIA volvió a llamar a Lewis Hamilton, con motivo de la investigación abierta por el DRS del Mercedes y el posterior lío cuando un vídeo demostraba que el holandés había tocado esa pieza del coche de Lewis tras la Clasificación de ayer.

Los hombres de Red Bull calculan las posibles consecuencias de la acción de Max, al ir a intentar mover el flap posterior del Mercedes y si eso podría anular la sanción a Lewis por llevar un DRS que abre más de lo permitido.

Halmut Marko, asesor ejecutivo de Red Bull Racing, ya ha puesto el grito en el cielo por la situación que se está viviendo. «Lo increíble es que Mercedes ahora afirma que Max dañó el alerón trasero de Hamilton con los dedos», ha declarado a ‘F1-Insider’.

El ex piloto Karun Chandhok restó importancia a tales sugerencias. «Para aquellos que preguntan si Max pudo haber manipulado el ala, aclaremos que las alas están diseñadas para soportar cientos de kilos de carga sin romperse», ha escrito en Twitter.

No es tanto si la dañó o no, algo que es imposible, como la acción de tocar una pieza que luego apareció como irregular. Parece ser, que la ventana del DRS de Hamilton abría sobre un 20% más de lo permitido. En Interlagos se estima el benefició del DRS en 0,5 segundos, por lo que el inglés podría haber ganado una o dos décimas con la pieza, algo que tampoco explica del todo las cuatro décimas que le sacó a su oponente en la Clasificación de ayer.

Mercedes apelará si la decisión es en su contra

El equipo de Brackley ya ha avisado de que si hay una decisión en su contra y Hamilton es llevado al final de la parilla en el Sprint de las 20.30 horas, apelarán la resolución de los comisarios. «Si la decisión es excluyente, Mercedes apelará, pero en todos los casos seguiría saliendo último ya que todo esto va de tribunales de abogados…», dice el analista e DAZN F1 sobre una posible resolución de este Gran Premio y del Mundial, en un tribunal deportivo y quizá hasta ordinario.

Todo empezó por una revisión de alerones, tras una queja de Red Bull

La FIA decidió ayer aplazar la decisión de descalificar o no a Lewis Hamilton de la Clasificación del GP de Sao Paulo 2021, pues «se deben revisar nuevas evidencias que no estarán listas la mañana de hoy sábado en Brasil», ha dicho la Federación Internacional en comunicado oficial, cuatro horas después de abrir la investigación contra el piloto británico

Hamilton y Mercedes fueron llamados a declarar el viernes, tras la clasificación, ya que su DRS, la parte móvil de alerón que se usa en los tramos habilitados, excedía la apertura máxima de 85 milímetros en la primera verificación de los comisarios.

«Los Comisarios, por la presente, ordenan al Delegado Técnico que supervise el movimiento y el montaje del alerón trasero.del coche 44, y confiscar esta parte bajo sello. Además, el Delegado Técnico debe supervisar la transición del coche 44 a condiciones nocturnas, permitiendo solo aquellas acciones necesarias para guardar el coche», han añadido en un comunicado posterior.

Verstappen tocó el coche de Hamilton en Parque Cerrado

Tras cuatro horas de deliberación, se aportó un vídeo en el que Max Verstappen toca el alerón trasero del Mercedes, algo completamente prohibido por parte de cualquier piloto en régimen de Parque Cerrado, por lo que Mercedes podría pedir la anulación de cualquier sanción tras esta irregularidad, según ha podido saber MARCA.

En un giro insólito de los acontecimientos, ahora el holandés estaría también en el punto de mira para una posible acción disciplinaria y podría dejar como nula una irregularidad de medidas que casi siempre es taxativa e inflexible.

Verstappen habrá explicado por qué tocó el coche de su rival y por qué precisamente el alerón trasero, que luego fue irregular en las verificaciones. ¿Ya lo sabía? En ningún juicio de un tribunal se admiten pruebas sobre las que se sospecha que han sido modificadas con anterioridad y en este caso podría suceder lo mismo.

La realidad supera a la ficción de nuevo en la F1, con unos giros que ni los más avezados guionistas de Netflix son capaces de imaginar siquiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *